jueves, 29 de agosto de 2013

D. MIGUEL MORENO (SDB)

Por esta Casa Salesiana de La Línea de la Concepción han pasado en estos más de 50 años algunas decenas de salesianos que han compartido parte de su vida, su vocación salesiana, entre los niños, jóvenes y adultos linenses. Todos ellos desarrollaron su labor educativa y pastoral, pero algunos de estos salesianos compartieron con nuestra Hermandad más responsabilidad especialmente en su incipiente organización inicial.

Hoy despedimos a uno de ellos, D. Miguel Moreno Gutiérrez, salesiano sacerdote, que fue Director de esta Casa Salesiana entre los años 1.976 a 1.982. De su paso por nuestra Casa quedan grandes obras: construcción del gimnasio, pintura del altar, hojilla informativa semanal, campeonatos de futbol sala, celebración de los 25 años fundacionales de la Casa… Pero sus mejores y más importantes obras viven en nuestro corazón y nuestra memoria, y que nos ha dejado a todos nosotros que lo conocimos y tratamos, como son la impronta de su carácter abierto, su incansable genialidad y originalidad, su ardor pastoral, su inagotable imaginación, sus dotes musicales y teatrales, su presencia en el patio entre los jóvenes muchas veces jugando al futbol con ellos, su amistad, su cercanía. Son muchos los alumnos y padres que aun recuerdan con afecto aquellos años y lo hacen con gratitud sincera.

Respecto de nuestra Hermandad de la Entrada Triunfal, no podemos olvidar aquellos años en los que junto a los hermanos vestidos de nazarenos empezaron a salir niñas con un lazo rojo en el pelo, vía crucis viviente entre las filas de nazarenos o aquel artilugio mecánico (un viejo chasis de coche, obra de nuestro querido Mauri, Antonio Jiménez y Rafael Sedeño) sobre el que se instaló el paso del Señor para hacer la Estación Penitencial. Sólo ocurrió un año porque, al siguiente, se formó una nutrida cuadrilla entre los alumnos de bachillerato (BUP) a las órdenes de D. José Ramón, siendo la primera cuadrilla a costal de nuestra Hermandad.

D. Bosco prometió a sus hijos salesianos “Pan, trabajo y paraíso”. Con nosotros compartió el pan que alimentan a los hombres y el Pan que alimenta el alma, se dejó la piel en los patios de esta Casa Salesiana, trabajando incansablemente en las aulas, en su despacho siempre abierto atendiendo a todos o sentado tras el órgano dirigiendo el coro, hoy D. Miguel Moreno ha sido llamado junto a Dios, nuestro Padre, al Paraíso prometido por D. Bosco. Él nos enseñó a cantar en el Rendidos a tus plantas que “al dejar esta vida, nos lleve al cielo”, hoy pedimos a María Auxiliadora que de su mano lleve a este hijo suyo y amigo nuestro hasta el Paraíso celestial.

Damos gracias a Dios por el regalo que ha supuesto para nosotros este gran salesiano y le pedimos que nos ayude a ser fieles en todas sus enseñanzas que nos dejó e imitar su ejemplo de entrega y dedicación. Descanse en paz.

Nosotros en La Línea ofreceremos la Eucaristía de este sábado 31 de agosto por la tarde a las 20:00 horas por el eterno descanso de D. Miguel Moreno, en la Capilla de María Auxiliadora.

No hay comentarios: