miércoles, 24 de febrero de 2010

Para ustedes, cuadrilla de arte...




En la tarde del Domingo de Ramos, como siempre, como cada año, con elegancia, sobriedad, alegría y joven solera, saldrá Nuestro Padre Jesús en su Entrada Triunfal
por las calles de La Línea, iniciando así la tan esperada Semana Santa para los cofrades Linenses.
Blancas e inmaculadas túnicas, de puros e inmaculados niños Salesianos, rojas capas con el sabor torero de la muleta y la sangre, que derraman la gracia bajo sus andas jóvenes Toreros, Banderilleros, Orfebres, Cantaores y Bailaores Flamencos.
Autentico arte del que sin terciar palabra alguna
brotan efusivos ¡! OLEEE ¡!, que nacen del fondo de sus corazones.
Con ese perfume tan singular que guarda el anticuado recuerdo de los que tan solo eran unos niños, niños hoy convertidos en auténticos hombres costaleros y que aún así no quieren renunciar al discreto pellizco infantil que les llevo en su día a formar parte de la joven y auténtica cantera Linense de este arte tan demandado y poco correspondido del Costal, “el que les llevo a ser los pies del Señor “.
Hoy desde este humilde corazón costalero, quiero dejar constancia de la importancia y auténtico acto de Fe que se realiza en el sufrido mundo de las trabajadoras, el tantas veces criticado y crucificado.
Quizás haya aún muchas personas que no se han dado cuenta que es una forma humilde de oración…
Oración sufrida, penitencia dolorida, sudor y escalofríos que son agua bendita para cada uno de nuestros pecados.
Todo esto se ve reflejado en cada levantá para así acercarlo aún más al cielo, en un costero que con temple lo mima para tranquilizarlo y en cada izquierdo de arte que con dolor en el corazón de todos y cada uno de los costaleros, lo avanzan hacia su muerte…
Autentico sentimiento el que tiene el Hermano Costalero,
para los que lo ponen en duda, una oración sincera, para que un temprano día salgan de su ignorancia.
Y para ustedes cuadrilla de arte, que el Señor os de fuerzas para llevar como siempre la cruz de la vida y con ello aliviar la suya.
Que nuestro Señor en su Entrada Triunfal y Maria Santísima de la Alegría os bendigan y con la ayuda divina de los que nos esperan en la gloria y ya nos dejaron para siempre, seáis una vez más y por muchos años los pies del Señor por las calles de La Línea, por ustedes “ Cirineos por voluntad propia “, que encontréis apoyo en los ojos de Nuestro señor y que cara a cara en la tarde del Domingo de Ramos y cada día podáis decir:

“SEÑOR, MIRAME CON ESOS OJOS
QUE MI CORAZON Y MI COSTAL SON UNO
Y ASÍ TE IMPLORAN
AL LLENARME DE CONTENTO
Y MORIR DICIENDO…
LOS OJOS DE MI SEÑOR YA NO LLORAN. “

Texto: Miguel Ángel Urbano López.
Fotografia: Jose Luis de Felipe Segovia.

No hay comentarios: